Salto al destino

Copyright Eloisa García Guerrero

Texto por Gabriela García Landa, Fotografía por Eloisa García Guerrero

¿Qué tal un brinquito? Empieza con la vista al frente, que no es fácil brincar. A mí personalmente me cuesta especial trabajo. 

Siente las piernas, las alas, los deditos de los pies. Siente el alma en el cuerpo, observa como se alborota cuando uno está a punto de brincar. Eso es, tan solo es un brinquito. Ahora brinca más alto, un poco más, sigue brincando. Acelera. Si uno se la piensa los músculos empiezan a agotarse. Para brincar hay que dejar al miedo a un lado, o en el piso si puedes brincar alto. Los que se elevan más dicen ser capaces de ver al mundo por debajo. Anda, si puedes. Tienes toda la pinta de un clavadista o de un hombrepájarotropical. 

Bien. ¿Ya te escuchaste? Tu respiración acelera, tiene un ritmo mágico que hace música…  hasta se me antojó un baile. No pierdas la fuerza. Inhala al bajar, impúlsate con los brazos y cuando subas exhala sonoro, por la boca, desde el estomago. Ahora aterriza. 

Estás listo. Tu piel brilla, tu corazón retumba, tus extremidades palpitan. Tus pensamientos callan. Tu espíritu renace. ¿A dónde quieres brincar? Ya calientito puedes transportarte a donde sea. 

Yo querría brincar al mar, completamente sola. O no, rodeada de pájaros que atestiguarán mi caída desde las rocas más altas del mundo. Imagino que el sol las habría calentado y que el ardor en mis pies me obligaría a saltar al vacío. 

Una vieja amiga, alguna vez brincó hacia atrás, nadie se esperaba que su caída tomaría lugar en una temporalidad distinta, en otra dimensión. No la volví a ver. Pero recuerdo con claridad aquel salto.  Mi papá, muy al contrario de mí, cuando tenía mi edad, brincó hacia el sol. Le dijeron que iba a quemarse y probablemente tuvieron razón. Pero sanó. Hoy es una criatura de luz que junto al sol calentaría las rocas para que yo tuviera el valor de brincar a mi destino, más cercano al de mi madre que se aventuró al mundo de los sueños y que continúa viviendo ahí. 

Basta. Suficiente habladuría. Yo también estoy lista. Vamos a brincar. ¿Cuál será nuestro destino? 

Categories: , ,

3 thoughts on “Salto al destino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.