The Alquemist

Copyright Eloisa García Guerrero

Texto por Gabriela García Landa, fotografía por Eloisa García Guerrero.

Tengo una riqueza entre los ojos. Un Ajna desarrollado. Una intuición de artista nato. Un talento que maldice al alma.

Algunos me llaman loco, otros genio. Quienes me conocen desde siempre, me sitúan más bien en el desconocido terreno de la alquimia. Observan que con el tiempo, naturalmente, lo tomo todo y lo transformo. Convierto el polvo, las piedras, los palos y las flores en diamantes o en oro.

Sin desearlo, repentinamente, de las profundidades regreso con un tesoro entre las manos. Regreso con un baile, con un canto, con una verdad que embellece, poco a poco, la existencia…. que si para todos es a veces gris, para los magos es perpetuamente trágica. Irremediablemente hermosa.

El dolor es el precio de la luz. Ésta entra por las heridas de los corazones imposibles de suturar, los esclarece, los sensibiliza. Nuestras rupturas nos regalan un secreto… en la sombra se cultiva humanidad. La oscuridad es el sitio favorito de la magia, de la locura, de los alquimistas y los dementes, de los que viven en serio, y de los que en serio logran no tomarse tan a pecho la vida.

La oscuridad es el nido preferido de las lágrimas y el sexo. Es la madre de los brujos que logran transformar la peste en oro. En risa. Ritmo. Algo más que peste.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.