Vuelta hacia atrás

Texto por Gabriela García Landa, arte por Maya Castrejón

Lleva 48 vueltas y parece que va al revés: 12, 5, 4, 3, 2, 1, apunta las 11, 5, 4, 3, 2, 1, dan las 10, 9, 8, 7, 6… se te cierran los ojos. Te arden y los visualizas sucios, amarillentos, rojos de sueño y terrible irritación… te arden. No respiras bien ni logras sostener la cabeza. Te alarman tus pulmones, deben de estar negros después de 60, por 60, por 24, por 3 segundos, más cantidades industriales de cajas de cigarrillos, delirios coloridos, falta de sueño, un diálogo mental hiperactivo, sed, migraña y esa rueda eterna frente a ti. Todo encerrado en un cubo antes blanco, ahora gris, de tamaño relativo y mucho, mucho humo. 

Intentas girar tu espalda para ver si acaso hay una puerta o ventana a través de la cual te estén observando, tomando notas quizás. Tu designio es repentino y tus músculos no te responden, frustrado tratas otra vez, una más, y otras cuantas. Quieres explotar, pero te tranquilizas e inhalas el ambiente tóxico que te rodea, exhalas, sacas todo como dragón: lento y sonoro. ‘Una última vez’, te dices en voz alta y cuentas ‘1, 2, 3, 4’, para el ‘5’ tu tronco alcanza los 45º, y entonces escuchas… escuchas un ‘no’ firme. El efecto que tiene el sonido en el lugar es de afinamiento, como si un pintor lo hubiera retocado afinando las líneas. Las nubes de tabaco se hacen visibles e invitan a tu imaginación a conocer figuras. Atrás de éstas, aún ves los números: 4, 3, 2, 1. Girando, alcanzándote, atrasándote, desesperándote. «Sí» gritas, y el aullido se ahoga en densidad. Tu eco no existe y no hay signo de tu angustia. Te sientes tosco, te vives moribundo. Pruebas, y te cuestionas si tiene caso, si: 1, 2, 3, 4 ‘no’… no, no, no, 1, 2, y 3 veces, no, no. 

Inútil.

Rendido intentas llevar la cuenta, te pierdes en 2, 1… e intentas. Mareado, tus ojos secos y cansados, no logras llorar. Estás atrapado en un cubo, estás atado y retrocedes. Perdido en tu pesadilla, te inclinas a la única constancia… fumas, consumes, y tras cada cigarrillo te dices un no. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.