(Sin título. Sin esperanzas)

Texto por Alejandro Toussaint, ilustrado por Gabriela García Landa.

Fui Azul. Todavía tengo las noches enterradas en el miedo. Todavía tengo el rostro y los días empapados. Nunca podré olvidar. Nunca podré perdonar.

Fui Azul. Desaparecí la madrugada de un jueves. Pero no desaparecí. Me llevaron. Ahí seguía. En una habitación donde se conjugaba el terror con todo lo desconocido. Donde pasaban los días sin pasar. Lentamente. Una continuidad apenas marcada por cada vez que me violaron. Por cada vez que me patearon. Por cada vez que me latiguearon. Por las marcas en las muñecas, los días de inanición, los días en el abandono, apenas acompañada por la peste de mis meados.

Fui Azul y estuve desaparecida 215 días. Pero ahí estaba. Entre el llanto y la nada, hasta que por fin desaparecí. Fui Azul, te entrego mis voces. Mis últimos gritos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.