Marzo 3

-Mamá se mató- como si tuvieran que repetirme la frase un millón de veces antes de caer sin fuerzas en el sillón, como si hubiera alguna pequeña posibilidad más de pasado o de futuro que no estuviera relacionada con una cuerda tensa, péndulo abyecto, incapaz de cualquier tipo de radiestesia u otras adivinaciones más allá de la estúpida y evidente -mamá se mató-.