La niña Alba

Ella no duerme. Como nació tan cerca de la muerte, ahora no se quiere perder un segundo de la vida. En vez, durante las noches le exige a su padre que le cuente cuentos imposibles y obliga a su madre que le cante canciones inventadas. Ya van 2,190 días que ni Alba ni sus padres logran dormir.